Las salinas de Janubio, ruta por el oeste de Lanzarote

salina_janubio
Piscinas de las salinas de Janubio

Creo que la primera vez que vi unas salinas marinas fue en Trápani, al oeste de Sicilia, un atardecer donde los últimos rayos de sol teñían las montañas blancas de sal acumuladas todavía por carretillas constantes de los trabajadores, mientras la postal de colores con los molinos lo grababa en mi cabeza para siempre.

Después he tenido otras ocasiones igualmente mágicas como la de descubrir las salinas de Xwenji, en el norte de la isla de Gozo en Malta, cuando al doblar una serie de curvas que parecían interminables se abrió ante los manillares de nuestras bicicletas una alfombra de pozas donde resultaba realmente complicado decir que tonalidad de rosas, grises y blancos nos gustaba más.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de sumar a esta colección de salinas las de Janubio, en la costa oeste de Lanzarote, no lejos del volcán Timanfaya. Las salinas son relativamente recientes si las comparamos con otras explotadas por romanos, y es que fue a finales del siglo XIX cuando se pusieron en marcha.

Las erupciones volcánicas crearon una barrera natural de roca frente al litoral que reprodujo la forma de una charca con poca profundidad. En esta laguna se fue dibujando una sucesión de piscinas cuya agua se captaba a través de tomaderos que la drenaban gracias a los cinco molinos anclados sobre grandes bases de piedra.

sal_janubio
La famosa sal de Janubio, uno de los souvenirs típicos de Lanzarote

A la entrada del recinto que lleva a las bodegas encontramos un simpática escultura de acero corten (que se oxida pero protege la pieza de la corrosión atmosférica) del artista local Pedro Tayó, que se ha convertido en mascota con la que sacar una buena panorámica, jugando con el contraste de las salinas al fondo. Ahí mismo también podemos fijarnos en el portón forjado por las manos del genio Cesar Manrique, un polifacético artista al que debemos agradecer su actuación en los Jameos del Agua, el Mirador del Río, además de en multitud de espacios turísticos de Lanzarote.

Nos sorprendió que apenas hubiese gente en la carretera panorámica que desciende envolviendo las salinas de Janubio, así que aprovechamos para descender la carretera asfaltada y llegar a la puerta donde ya se sitúan los primeros estanques. En el almacén un hombre trabajaba y nos pusimos a charlar animadamente con él sobre lo divino y lo profano, sobre la sal de Janubio y sobre la vida. Su amabilidad fue enorme, hasta el punto que nos guiñó el ojo y nos dijo que …a veces la gente se colaba a sacar fotos…y si entrábamos por la línea de costa, él no se iba a molestar en reprendernos. Lógicamente, advirtiendo del respeto al medio ambiente y a las zonas de evaporación del agua para extraer la sal. Esta vez no tentamos la suerte ya que seguramente otros nos hubiesen imitado, y la verdad es que desde diferentes puntos de la “caldera” natural se podían sacar fotos panorámicas de gran manufactura.Prácticamente toda la elaboración y recolección de la sal se realiza manualmente, y aunque parezca realmente extenso y laborioso, son apenas un equipo de cuatro personas quienes gestionan todas las hectáreas donde se “cocina” la sal.

Monolito a la entrada de las salinas de Janubio
Monolito a la entrada de las salinas de Janubio

En este almacén o Bodega de la Sal se almacena, se envasa y se empaqueta la sal para ponerla a la venta, y de hecho se venden directamente diferentes formatos de paquetes de la sal de Janubio, que por cierto están a mejor precio que en el resto de la isla, incluso que en el vecino pueblo costero de El Golfo, célebre por la laguna verde.

Después de sacar decenas de fotos del golpe de mar frente a las salinas continuamos nuestro viaje por Lanzarote hacia los Hervideros y la laguna verde, ambos muy cercanos.

Como llegar a las salinas de Janubio

Las salinas están situadas en la parte sur occidental de Lanzarote, a media hora en coche desde Arrecife. Hay numerosas excursiones organizadas para llegar, y también podemos alquilar un coche y visitarlas a nuestro ritmo.

Precio: Las salinas de Janubio, los hervideros y el Charco de los Clicos y El Golfo son gratis.

Mapa de las Salinas de Janubio

 

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.