La Casa de las Punxes, un castillo en plena Barcelona

La Casa de las Punxes (de los pinchos en catalán) ha sido desde décadas un espacio modernista ansiado para la gente de Barcelona y los turistas. Cerrado hasta hace poco ha abierto por fin sus puertas con una propuesta diferente para conocer el edificio histórico y profundizar en una de las leyendas más simbólicas de Barcelona, la de San Jordi y el dragón.

La Casa de les Punxes y el modernismo en Cataluña

El modernismo catalán surge gracias al auge económico e industrial de Cataluña, que atisba la necesidad de la clase burguesa por marcar un estilo representativo y vistoso, que pudiera reflejar la opulencia de una época floreciente, así como el inclinado apogeo artístico que reina en Europa.

Las corrientes arquitectónicas y estéticas se sucedían en distintos países: Art Nouveau en Francia o Liberty en Italia, y en Cataluña, sin quedarse atrás, se afincó el modernismo en el que se fundamentaron principalmente, en el uso de elementos vegetales y animales, así como la aplicación de materiales que se obtenían de la periferia barcelonesa, tales como la tradicional y decorativa piedra de Montjüic, presente en muchas de las edificaciones del periodo modernista en Barcelona.

Fachada de la Casa de las Punxes en la esquina de Roselló y Av. Diagonal
Fachada de la Casa de las Punxes en la esquina de Roselló y Av. Diagonal

Reconocidos arquitectos hacían gala de magníficas construcciones honrando las peticiones de su pudiente clientela y haciéndose un nombre con cada encargo, estimulando su imaginación, esmerándose y superándose a sí mismos con cada encargo, es el caso de Josep Puig i Cadafalch, artífice de esté hermoso edificio que sobresale majestuoso como un castillo medieval que se eleva glorioso sobre Avenida Diagonal: Casa las Punxes, pero también su firma se halla plasmada en otros como la Casa Amatller y Casa Martí, por poner sólo algunos ejemplos de su prolífico trabajo.

Historia de la Casa de las Punxes

Y como todo castillo tiene su cuento y su príncipe y princesas, por supuesto; para quienes fuera ideada y construida la Casa de las Punxes.

Bajo la petición de la familia Terradas, especialmente de Bartomeu Terradas Brutau, vástago heredero de Terradas i Mont, quien encomendara a Cadafalch el proyecto, además de por su innegable talento y reputación, por una entrañable amistad que les unía y que hizo gala de ambos al dejar lo mejor de sí en Casa las Punxes.

Para centrarnos en contexto, viene bien un poco de historia de la Familia Terradas. La herencia familiar se había dispuesto al hijo varón, pero Bartomeu padre, quiso asegurar el futuro y bienestar de sus otras tres hijas con la construcción de tres casas dispuestas en un único edificio de dimensiones colosales que ocupa una gran manzana triangular, rodeada como ya comentamos por Avenida Diagonal y las calles Bruc y Roselló. Y que se asoma imponente por cualquiera de sus lados, gracias a su inmensa altura y a la peculiaridad por la que ostenta dicho nombre, por los seis pináculos (pinchos) que sobresalen vista desde todas sus aristas.

Cada una de las fachadas del solar triangular, guarda elementos decorativos con simbologías que hacen referencia a las tres hijas: Ángela, Josefa y Rosa

Detalle del pináculo y el medallón decorativo del ángel
Detalle del pináculo y el medallón decorativo del ángel de una de las fachadas de la casa de las Punxes

Visita guiada a la Casa de las Punxes

Iniciamos el recorrido que comienza admirando los exteriores del edificio, atentos a los detalles mientras el ensordecedor tráfico de la Diagonal nos obliga a prestar atención a la guía.

Ángela, la hija mayor de las tres, está representada en la cara que hace esquina en Diagonal con Roselló; con un medallón cerámico que hace alusión a su nombre con la representación de un ángel que corona la fachada, así como otras referencias con las iniciales de Ángela Terradas, éste plafón obra del decorador y pintor Eric Monserdà, quien también se encargara del panel decorativo que ostenta la fachada que da hacia  Av. Diagonal, donde podemos ver un reloj solar y un calendario con las cuatro estaciones del año simbolizadas a través de 4 signos del zodiaco: Capricornio, Aries, Libra y Cáncer.

En éste punto la visita nos permite adentrarnos en uno de los portales que aun conserva el elevador original, de una belleza remarcable, así como los cuidados detalles de piso, techo, vitrales, en su mayoría adornados con motivos vegetales, cabe resaltar uno de peculiar apariencia, que presume un hermoso ramillete de tréboles.

Motivos vegetales en las ventanas y en el fondo uno de los balcones decorado con cerámica
Motivos vegetales en las ventanas y en el fondo uno de los balcones decorado con cerámica

Al salir y andar unos pasos más sobre Diagonal en dirección Calle Bruc, nos encontramos con los guiños que aluden a Josefa, como es la vara de San José con florituras, lo que nos hace evidente que nos hallamos frente a la finca que le fuera destinada.

Al avanzar, encontraremos un par de cerámicas más, una con un fecundo jarrón de rosas y las iniciales RTB y el otro, trata de una chica rodeada de ésta aromática flor, por lo que es más que obvio que representa a Rosa.

Y para completar nuestro recorrido exterior, la cara que viste a la Casa de las Punxes en calle Roselló, ostenta un trabajado panel cerámico con el patrón de Cataluña, Sant Jordi, que es gran protagonista del recorrido que haremos en el interior, en el que se puede leer, no muy claramente la siguiente inscripción: Sant Patró de Catalunya, torneu-nos la llibertat (“Santo Patrón de Cataluña, devuélvenos la libertad”). Quizá gracias a esa dificultad para leerlo, logró sobrevivir durante el franquismo.

Panel cerámico de San Jordi en lo alto de la fachada de la calle Roselló
Panel cerámico de San Jordi en lo alto de la fachada de la calle Roselló

Ahora, si nos acompañan, vamos a adentrarnos en ésta majestuosa casa, que recién estrena la apertura al público hará un par de meses, por lo que nos sentimos más que afortunados de contarnos entre los “primeros” para desentrañar el misterio que la Casa de las Punxes, tanto nos despertaba en nuestros andares cercanos a ésta magnífica obra arquitectónica.

La puerta de entrada se ubica en la esquina que forman Roselló y Diagonal, donde podremos visitar, en la planta baja, la tienda de souvenirs y detrás una bonita cafetería que han montado con apetecibles tartas y espacios adecuados para disfrutar de un buen café antes o después de la visita.

El tejado y azotea de la casa de las Punxes

Al cabo de unos cuantos escalones estaremos en el primer piso, visita que dejaremos para el final y donde el tema principal es “La leyenda de Sant Jordi”, nosotros cogemos el ascensor y subimos hasta el tejado, para acercarnos a esas emblemáticas torres sumamente puntiagudas que han dado nombre a la casa, que hoy está convertidas en pequeños museos que nos muestran la biografía de Josep Puig i Cadafalch, así como los personajes que participaron en los detalles artesanos de la obra, la historia de la casa y de la familia Terradas, por supuesto. Un interesante recorrido que nos sitúa dentro de la época del modernismo catalán y que nos maravilla a cada paso con las resoluciones de ingeniería que fueron implementadas para ciertos espacios del edificio.

El interior de cada torreta nos obsequia una maravillosa vista de distintos puntos de Barcelona, que desde esas alturas domina y abarca un gran paisaje de la cosmopolita capital. Además de hacernos conscientes, al estar tan cercanos, de los detalles que rodean esas impresionantes estructuras cónicas.

En la azote cerca de las enormes torretas que resaltan a lo lejos
En la azote cerca de las enormes torretas que resaltan a lo lejos

Recorrido San Jordi y el dragón

Y llega la hora de conocer un poco más de la historia de ese tan querido personaje en Cataluña: Sant Jordi. A través de las habitaciones del primer piso, se desarrolla la historia de ésta leyenda que se ha adoptado en Cataluña tan entrañablemente, entre impactantes audiovisuales y otras salas interactivas, nos explica a detalle y de manera fantástica las andanzas de éste valiente caballero.

Nosotros además de estar atentos a éste singular recorrido, también estuvimos pendientes de los detalles de cada aposento, donde podemos disfrutar de los adornados techos y pisos, que destacan el cuidado y esmero que ponían en cada trabajo los arquitectos de la dorada época modernista.

Un recorrido por la leyenda de Sant Jordi
Un recorrido por la leyenda de Sant Jordi, el audiovisual de la Casas de las Punxes

Agradecemos al departamento de Marketing y Prensa de la Casa de las Punxes la oportunidad de conocer su espacio.

¡No se pierda la oportunidad de conocer éste maravilloso legado del modernismo catalán, declarado en 1976 monumento histórico de interés nacional!

Como llegar a la Casa de las Puxes

La Casa de les Punxes queda a medio camino de las paradas de metro de Diagonal (Azul y Verde) y Verdaguer (línea azul).

 Mapa de la ubicación de la Casa de las Punxes

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.