Joyas del Museo de Bellas Artes de Bilbao

Si hay un edificio que para los bilbaínos sea un emblema que ha perdurado en la transformación estética de la ciudad de las últimas décadas, es el Museo de Bellas Artes.

Es cierto que el impulso de grandes obras como el Metro, el Museo Guggenheim, el puente de Calatrava o la Pasarela de Deusto, -además de la reurbanización de la orilla de la orilla de la Ría del Nervión- han dado nuevos aires a una ciudad que siempre había estado fuera de los circuitos turísticos de norte, y que miraba con envidia sana a sus hermanas norteñas de Santander o San Sebastian; pero el Bellas Artes de Bilbao es un clásico.

La labor pionera, silenciosa pero reconocida del Museo de Bellas Artes merece especial atención, y este es el motivo por el que no quisimos perder la oportunidad de conocer sus instalaciones, por las que habíamos pasado años atrás.

Con más de 100 años de historia, fundado en 1908 y abierto al público en 1914, el museo fue uno de los gérmenes culturales de artistas vascos que aprovechando las influencias de las corrientes internacionales siguieron su estela con gran éxito.

Pintura del artista vasco Arrue
Pintura del artista vasco Arrue

El edificio actual es obra de 1970 recordando la influencia del arquitecto Mies Van der Rohe, pero el acondicionamiento del año 2001 permitió renovar sus instalaciones y modernizarlo.

Hoy en día, el Museo todavía luce más esbelto, gracias al proceso urbanístico que ha puesto de relieve el Parque de Doña Casilda (más conocido como el Parque de los Patos). Las explanadas que se han abierto hacia la Ría y las avenidas que desembocan en el Palacio Euskalduna o en el Museo Guggenheim han dado aire al Museo.

Gracias a la invitación del Departamento de Comunicación y Prensa recorrimos las salas de uno de los museos más importantes de la geografía peninsular.

El patrimonio acumulado durante décadas ha permitido que la colección de piezas tenga obras de Murillo, Zurbarán, Sorolla, Goya, El Greco, Gauguin, Zuloaga, Chillida, Bacon, o Tàpies entre otros muchos genios de la pintura, la escultura y otras vertientes artísticas.

El Museo de Bellas Artes, un museo con alma de Bilbao
El Museo de Bellas Artes, un museo con alma de Bilbao

Además de los grandes maestros otras obras menos conocidos pero igualmente significativas tienen cabida, y para nuestra sorpresa encontramos una pintura de Hermenegildo (Hermen) Anglada Camarasa (Desnudo bajo la parra), uno de nuestros artistas preferidos del postimpresionismo.

Previa a la visita a los fondos permanentes, aprovechamos para disfrutar de una de las exposiciones temporales que mayor éxito ha tenido en Bilbao, la dedicada al Hiperrealismo, con un despliegue de piezas que nos permite acercarnos a esta corriente nacida como casi siempre de la protesta y que nos conduce a un laberinto de espejos donde no es fácil distinguir la realidad. Las esculturas cobran vida con sus gestos y con detalles de la piel que conmueven y sorprenden por igual.

"El abrazo", de Marc Sijan
“El abrazo”, de Marc Sijan

El recorrido se inicia con las obras Románicas y Góticas, con obras de la escuela románica catalana, y esculturas alemanas y francesas. Las salas del Renacimiento y Manierismo cuentan con lienzos como el ya mencionado Rapto de Europa de Martín de Vos,  la Anunciación del Greco, o Lucrecia de Lucas Cranach.

Uno de los cuadros más sublimes para nosotros es el Rapto de Europa del flamenco Martín de Vos, cuyo simbolismo, máxime en un momento de incertidumbre sobre el futuro de la Cohesión Europea nos habla con sólo mirarlo.

El rapto de Europa de Martin de Vos
El rapto de Europa de Martin de Vos

En las siguientes salas dedicadas al Barroco, Rococó y neoclasicismo encontramos obras de José de ribera y Francisco de Zurbarán, exponentes del barroco españolo, pero también de Gentileschi y Noletti del barroco italiano o de Jacob Jordaens del flamenco.

Romanticismo, Realismo e Impresionismo, se presentan con Ribot, Goya, Sorolla anticipando las salas del arte vasco, que está bien representado por Zuloaga, Arteta, Quintín de Torre, Iturrino o José Arrúe.

La aldeanita del clavel rojo de Adolfo Guiard
La aldeanita del clavel rojo de Adolfo Guiard

El arte contemporáneo tiene cabida en la sala del edificio moderno, con obras que complementan los fondos del Museo Guggenhaim como las obras de Francis Bacon, Tàpies, Barceló o los gran maestros vascos Chillida y Oteiza.

Obra de Chillida en las salas de Arte Contemporáneo del Museo de Bellas Artes
Obra de Chillida en las salas de Arte Contemporáneo del Museo de Bellas Artes

Una de las ventajas de la web del Museo de Bellas Artes es que puedes hacer una Guía virtual online por sus obras más destacadas, apreciando detalles que igual te han pasado desapercibidos en tu visita. Web Museo

Recomendamos las visitas guiadas o con audioguía para conocer en profundidad los aspectos históricos, técnicos o sociales de las obras y sus autores, que nos ayudarán a disfrutar más del Museo.

Otras de las características del Museo bilbaíno es que cuenta con un itinerario adaptado para personas con movilidad reducida, rampas, ascensores e incluso sillas de ruedas.

Como llegar al Museo de Bellas Artes

Bilbao es muy accesible a pié con un tamaño moderado y que merece caminarse. De todas formas os dejamos información del transporte público para llegar al Museo que está en el Parque de Doña Casilda.

En bus. Autobuses urbanos Bilbobus – Líneas 1, 10, 13 y 18 en la parada Museo Plaza. Otros autobuses que paran cerca son el, 26, 27, 38, 48, 56, 72 y 77.

En Tranvía: Paradas Abandoibarra o Guggenheim.

En Metro: Estación de Moyúa

Mapa de la ubicación del Museo de Bellas Artes de Bilbao

2 comentarios de “Joyas del Museo de Bellas Artes de Bilbao

  1. Estupenda descripción del Museo de Bellas artes, de sus obras y del Parque de los patos, para pasar una tarde en medio de la ciudad con un entorno muy gratificante, saludos Giróscopos !!

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.