Cueva de los Verdes y Jameos del Agua en Lanzarote

La magia de los rincones de las Islas Canarias encandila, con su variado paisaje, con sus topónimos fascinantes, con la belleza de sus playas, sus volcanes y sus gentes, y es merecedora de un viaje más profundo que la visita superficial que se suele llevar a cabo.

La isla de Lanzarote, Reserva de la Biosfera ofrece ese tipo de viaje diferente, donde además de hundir los pies en la arena, hay otros placeres como cruzar la isla por carreteras donde los viñedos surgen de los granos de piedra volcánica, o con visitas a puntos sorprendentes como los que os traemos.

Escultura del cangrejo, obra de Cesar Manrique
Escultura del cangrejo, obra de Cesar Manrique

Nuestro viaje había tocado ya la isla de la Graciosa, el Parque Nacional del Timanfaya, las hermosas playas como la del Papagayo, las Conchas o Famar; la Casa Museo de Cesar Manrique, las Salinas de Janubio o las bodegas de vino. Pero aún nos quedaba peregrinar hasta la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua.

Lo magistral de estos dos lugares es como la actuación humana no sólo no ha resultado agresiva, si no que ha añadido un valor turístico, respetuoso con el ambiente y profundamente enriquecedor.

Ambas cavidades son el resultado natural de la erupción del Volcán de la Corona, que con su colada de lava creo un túnel por donde discurría la lava más fluida, mientras la de la superficie se petrificaba. El túnel se alarga por debajo del actual nivel del mar ya que cuando se produjo la erupción en la última glaciación, las aguas estaban a unos 80 metros por debajo del nivel actual. Por esta razón el tubo (conocido como Túnel de la Atlántida) tiene un recorrido de siete kilómetros desde el cráter hasta su desembocadura, siendo para los expertos uno de los de mayor longitud encontrado.

Cueva de los Verdes

Los al menos 5.000 años de antigüedad de la cueva de los verdes pueden no parecer mucho, pero en su “corta” vida ha servido de refugio para los moradores de la isla que durante las incursiones de los corsarios berberiscos o de los tratantes de esclavos en el siglo XVII se ocultaban aquí. El nombre de la cueva puede resultar engañoso ya que no viene dado por el color, si no por la familia de pastores que habitaba estas tierras.

Cueva de los Verdes. Lanzarote
Cueva de los Verdes. Lanzarote

En los años 60 el cabildo de Lanzarote de la mano de Jesús Soto (figura unida a la de Cesar Manrique como impulsores de Lanzarote como punto artístico – turístico) habilitó tramos para recorrer la cueva y se procedió posteriormente a acondicionar un pequeño auditorio que respetando el entorno sirve de sala de conciertos (Festival de Música Visual de Lanzarote.)

Mientras paseábamos por los espacios de la cueva denominados graciosamente como sala de las estetas, la garganta de la muerte o la puerta mora, nos metíamos en la piel de Otto Lidenbrock camino del Centro de la Tierra en la obra épica de Verne.

Los tonos de colores son fruto del reflejo de la luz artificial en los minerales de la cueva, como el rojizo de los componentes ferrosos, o del brillo de los pozos salinos. El resultado de iluminación  de Jesús Soto es sublime, con un efecto que resalta la textura y la forma de las cavidades. Al final de la visita a la cueva de los Verdes nos espera una sorpresa, resultado del juego lumínico, pero lo dejamos para que lo descubráis vosotros mismos.

Visita a los Jameos del Agua

Después de disfrutar de la Cueva Verde nos dirigimos a pié hasta la entrada de los Jameos del Agua. La curiosa palabra indígena Jameo define a los tubos o túneles de coladas volcánicas en el subsuelo, que por el colapso del techo a causa de la presión de los gases se han derrumbado, formando oquedades o simas. El Jameo de las Aguas en concreto consta de tres: El Jameo Chico, el Grande y el Jameo de la Cazuela.

Interior de los Jameos del Agua
Interior de los Jameos del Agua

Es imposible no hablar de César Manrique y Jesús Soto cuando se habla de su aportación a Lanzarote, y su actuación en Los Jameos del Agua en 1968 es buen ejemplo de ello, como parte de la creación del Centro de Arte, Cultura y Turismo de la isla.

Las obras de limpieza, acondicionamiento y aplicación de soluciones se prolongaron por una década hasta que en 1977 se culmina e inaugura. Hoy en día, además del recorrido por el espacio se celebran exposiciones museísticas, labores científicas alrededor de la vulcanología (sede de la Casa de los Volcánes) o la biología.

La visita a los Jameos comienza a través de una escalera de caracol que de nuevo nos lleva a otro tramo del mismo tubo volcánico donde está la Cueva de los Verdes. Ante nuestros ojos se muestra el “Jameo Chico” donde la vegetación preside la cueva a cielo abierto.

El lago interior se formó a partir de la filtración del agua del mar, formando un micro-ecosistema donde viven algunas especies endémicas que han desarrollado particularidades como en el caso de los minúsculos cangrejos ciegos, blancos, albinos casi diríamos, y que han perdido su cromatismo y su capacidad visual debido a la ausencia de luz. Al igual que ocurre con los reptiles de la cueva de Postojna en Eslovenia, estos animales que han apodado como los “jameitos” han evolucionado en un ambiente carente de luz.

El fino equilibrio de este ecosistema hace ser extremadamente respetuoso con su hábitat, y por ello es necesario aplicar sentido común y no tirar monedas (que favorecen la oxidación del agua), ni sacar fotos con flash.

Continuamos el recorrido a través de una pasarela que con gran acierto se acopla al paisaje natural de la cueva, alcanzando el “Jameo Grande“, un prodigioso oasis o jardín con una piscina donde el efecto de la luz sobre su fondo proporciona un color sorprendente. Dos bares y un restaurante se ubican incrustados en la roca, con un inmenso área que se utiliza como sala de fiestas.

El contraste de la oscura roca volcánica, el blanco del pavimento, el turquesa de las aguas, y el verde de las plantas forman un conjunto fotogénico que no pasa inadvertido.

Auditorio de los Jameos del Agua
Auditorio de los Jameos del Agua

El recorrido tiene como culmen el auditorio, que se encuentra después del Jameo Grande se planteó como integración en una sala de condiciones acústicas excelentes, y con un planteamiento arquitectónico maravilloso.

Información Cueva de los Verdes

Localización: Pertenece al pueblo de Haría, pero se encuentra más al norte y hacia la costa.
Teléfono: 928.17.32.20
Horario: Abierta todos los días de 10:00 a 18:00 h.. Las visitas guiadas son cada veinte minutos y merece la pena.
Última entrada a las 17:00 horas. Un buen consejo es visitarla a la hora de la comida, cuando hay menos gente.

Información Jameos del Agua

Horario Diurno: 10:00 – 18:30. Horario Nocturno: Martes y Sábados de 19:00 a 2:00 h.

Como llegar a los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes

Los Jameos del Agua están a media hora en coche desde Arrecife. Desde Arrecife sólo tenemos que seguir las indicaciones hacia Teguise y cuando lleguemos a Tahiche tomar el desvío de la carretera LZ-1 con dirección a Guatiza y los Jameos.  Después de pasar los pueblas de Arrieta y Punta Mujeres veremos la indicación a la derecha de los Jameos del Agua y a la izquierda de la Cueva de los Verdes. Ambas apenas están separadas por un trayecto de 10 minutos andando, pero podemos movernos también en coche ya que hay aparcamientos en ambas zonas.

Actividades y tours a los Jameos del Agua

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.