Camboya

Gigantesco relieve de Angkor.
Gigantesco relieve de Angkor, imagen recurrente de Camboya.

Asía se está convirtiendo en un nuevo destino turístico de primer nivel. La India, China o Japón son los países más visitados pero el sudeste asiático comienza a ser también un lugar visitado por los españoles y latinoamericanos. Thailandia, Filipinas o Malasia son algunos de estos nuevos países turísticos, como lo es Camboya.

Camboya, antes llamada Kampuchea, es uno de los países del Asía del sudoeste. El país ocupa una superficie de menos de la mitad de España y se organiza en torno al río Mekong. Cuna de antiguas civilizaciones, de las que la ciudad de Angkor es una de las muestra más espectacular de todo el continente, su naturaleza exuberante, su folklore colorido y su gente amable son los principales atractivos.

Monumentos y sitios arqueológicos de Camboya

La ciudad de Angkor fue la capital del Imperio Khmer entre el siglo IX y el XV. La impresionante ciudad que se puede visitar hoy cerca de Siem Riep llegó a extenderse por una área de 1000 km2 y su complejo sistema de cultivos y canales pudo mantener a una población de quizá un millón de habitantes. Abandonada en el siglo XVI hoy es el principal monumento del país y forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Phnom Penh, la capital está llena de vida, con trafico incesante típico de Asía, con los tuk tuk recorriendo la ciudad. Pagodas increíbles, aromas y sabores desconocidos, Phnom Penh merece la visita.

Naturaleza y paisajes.

Camboya posee costa pero no son las playas su principal atractivo sino el río Mekong. Camboya mira hacia la tierra desde las aguas del gran río. La desembocadura y el delta pertenecen a Vietnam, pero todo el centro del país se articula con el Mekong y el gran lago embalse de Sap, que durante la estación lluviosa puede ocupar unos 25 mil km2. La variedad de la fauna fluvial y lacustre, los inmensos campos de arroz, las aves y la vegetación tropical completan una postal idílica. La realidad es matizable, pero el hecho de que el país haya superado etapas traumáticas y se haya mantenido alejado de los flujos turísticos tradicionales, le hace conservar mucho encanto.

Una ciudad que es la muestra de esa integración entre tierra y río es Kampot. Tranquila perfecta para un viaje de relax, paseos en bici, senderismo por las colinas y gastronomía típica, viajes por el río y por qué no un paseo por el balneario abandonado de Bokor Hill Station, que a pesar del nombre fue construido por los franceses.

Camboya es un país dominado por las llanuras, pero existen algunas zonas de montaña con nombres tan sugerentes y exóticos como los montes Elefante, los Cardamomo y los Dangrek, ya en la frontera con Tailandia.

Casi un cuarto de la superficie del país es zona natural protegida, lo que no evita que la deforestación haya aumentado en los últimos años. Con todo, el paisaje aún posee una variedad de fauna y flora inmensa.

Hemos dicho que las playas no eran lo principal, sí, pero las hay, y muy buenas. La isla de Koh Rong y la zona de Sihanoukville, además de paradisiacas y no tan conocidas como las de Tailandia o Malasia, son perfectas para dormir, beber un cóctel o hacer windsurf, paddle surf, buceo, snorkel o kayak.

Cultura, música, gastronomía de Camboya

Palacio real de Phnom Penh.
Palacio real de Phnom Penh.

La cultura khmer se encuentra en proceso de reconstrucción y recuperación tras los años infames de Pol Pot y la dictadura de los khmeres rojos. Hoy el proceso tiende hacia una cierta idealización que no oculta la variedad y la riqueza de la música, el folklore y la artesanía local. En la música, destacamos la simbiosis extrañísima de los instrumentos y ritmos asiáticos con la psicodelia de los 60 que dio lugar al surf rock camboyano de por ejemplo Ros Sereysothea o Sin Sisamuth. La dictadura aniquiló a finales de los 70 está interesante variante del summer of love norteamericano. Hoy grupos como Dengue Fever recuperan el estilo.

Más tradicional es la danza apsara, que tanto gusta a los occidentales.

La gastronomía es una declinación de las influencias hindúes y chinas. Repleta de sabor, de especias y picante, encantará a los atrevidos, cuidado los que siempre comen lo mismo.

Camboya es una aventura tranquila, pacifica y novedosa. Un viaje al corazón de Asía, para conocer a su gente y a su historia.

Para mayor información rellene el formulario.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Asunto

Mensaje