Breves consejos previos para un viaje a Irán

La compañía Manhair ha inaugurado un vuel directo Barcelona-Teherán que tarda sólo 5h30

Breves consejos previos para un viaje a Irán.

Hay destinos que son particulares por algún motivo, siendo éstos tan diversos como lo son los países del Mundo. Irán es uno de ellos. Ahora estamos a punto de comenzar nuestro primer viaje por los territorios de la antigua Persia, y antes de conocerlo, al territorio y a sus gentes, nos gustaría compartir algunas pistas y consejos.

El hecho de que sea un destino particular lo decimos, desde un punto de vista europeo. Del europeo que disfruta y apoya plenamente la idea de una Europa común, cuanto más grande, política, social, económica y profunda posible mejor. Una Europa que disipe las fronteras y las rencillas nacionales, que deshaga el nacionalismo, la xenofobia y el racismo. En definitiva, una Europa que permita a los ciudadanos expresarse como individuos en un marco político democrático, progresista y abierto al mundo. ¿Por qué decimos todo esto?, pues, porque, gracias a Bruselas, a la UE podemos pasar de España a Francia, de Alemania a Polonia, de Malta a Islandia sin preocuparnos por los visados, el pasaporte, etc… Pasar, visitar, vivir y trabajar. Además, en los países de la zona Euro, la moneda única facilita las compras, los gastos, el comercio y los intercambios, sin que los bancos nos limen aún más nuestros magros dineros.

La facilidad del transporte, de los pagos, Erasmus, facilitan los intercambios y todo ello nos hace olvidar que las fronteras, los visados, todos esos inconvenientes existen en la mayor parte del mundo. La población iraní sufre aún las restricciones para salir de su país ya que les es muy complicado obtener visados. Por ello, cuando pensamos en un viaje a Irán, -pero no sólo al antiguo país persa-, tendremos que acostumbrarnos a estos inconvenientes si deseamos conocer ese magnifico lugar.

La forma de viajar.

Una buena agencia de viajes puede organizar un viaje interesante por Irán

En primer lugar hay que hablar de la forma de viajar. Hay tres maneras principales. Las dos primeras con un viaje organizado, la tercera mucho más por libre. En su inmensa mayoría, compruébenlo con sus conocidos y allegados, las personas que han visitado Irán, suelen venir encantadas de su experiencia y viaje. Así que no hay problema para escoger entre un viaje organizado o cargar con la mochila o la bici, la estancia será siempre muy agradable. Hay que decir que por el momento Irán es uno de los países más seguros de Oriente Medio y Próximo, algo interesante para poder moverse libremente y conocer al país y sus habitantes. La amabilidad de los iraníes, las ganas de conocer y conversar con los extranjeros, también suelen hacer el viaje muy agradable.

Sobre los viajes organizados, los hay totalmente organizados (vuelos, transportes internos, hoteles y alojamientos, excursiones, ayuda con el visado, etc..) o sólo en parte. La organización se puede hacer con una Agencia especializada, en España hay varias que pueden ayudarles. La planificación por libre es aún complicada en Irán, es posible, pero se la recomendamos sólo a las personas habituadas a viajar por Asía, África y América con la mochila al hombro.

Las agencias también pueden organizar un viaje de mínimos para mochileros, viajes a media etc… que recomendamos ya que aunque algo más caro garantiza un viaje más cómodo. Como digo, es posible presentarse en la frontera sin hotel ni vuelo de salida, pero entonces será el aduanero el que tenga la última palabra. Hay muchos viajeros que han utilizado el couchsurfing, los autobuses o incluso la bici para atravesar o recorrer Irán, y todos o casi con excelentes experiencias, pero en nuestra opinión es un tipo de viaje no destinado a la mayoría.

El visado.

Visa para ir a Irán

Todo lo anterior está relacionado con la obligatoriedad de obtener un visado de entrada en Irán. En nuestra guía sobre Irán daremos información más detallada pero les hacemos aquí un pequeño resumen.

Hay tres formas de solicitar el visado. Las dos primeras se obtienen solicitando un código de entrada que agiliza los trámites. Después hay que enviar el pasaporte a la embajada (con fotos y el justificante de los vuelos y seguro médico) y esperar unos 20 días.

Las ventajas son que con ambos se garantiza la entrada al país y con la primera se ahorran colas y perdidas de tiempo. Hoy, en 2017, el precio de estos visados ronda los 120€ en el primer caso, 113€ en el segundo (un poco más barato pero con posibles colas).

La tercera forma, el Visado on Arrival sin código de entrada. Este visado se solicita al llegar a Irán y es el más barato, unos 75€(2017), pero no tiene garantizada la entrada en el país, que puede depender del aduanero o de alguna norma surgida de improvisto. No es lo usual pero puede ocurrir. Además las colas están garantizadas. Entendemos que hay una diferencia de precio, por ello cada cual debe pensar lo que más le conviene.

En todos los casos las autoridades iraníes no permiten la entrada al país de personas que tengan en su pasaporte un sello de entrada en Israel. Si piensa viajar a Israel antes de ir a Irán, se recomienda encarecidamente que explique el hecho al aduanero de Israel. Le pondrán sello de entrada en un papel anexo y no en el pasaporte. Al parecer es algo habitual y así podrá conocer los dos países.

Se recomienda también tener los emails de confirmación de los hoteles, los billetes de salida y el seguro de viaje. Al parecer estas exigencias no son siempre solicitadas, pero existen en la teoría.

El seguro médico.

El seguro médico es obligatorio y se puede comprar en España o en cualquier otro país donde residamos, indicando el destino y la duración del viaje. No suele ser demasiado caro. En un artículo de 2016, el periodista de viajes Paco Nadal, explicaba que es posible comprarlo en el aeropuerto de entrada, pero quizá sea bueno viajar ya con él.

Las normas vestimentarias.

Normas vestimentarias muy precisas en Irán

Irán es una República Islámica, donde la religión ocupa un papel casi total en la política. A diferencia de la mayoría de democracias europeas donde la separación del Estado y la religión son totales o casi totales, en Irán no hay demasiada diferencia entre ambos ámbitos. Por ello, la religión islámica dicta muchas normas sociales. Las que más nos afectarán en un viaje a los turistas serán las de la ropa y el vestido. Estás normas no sólo se refieren a los lugares de culto, sino a todo el país.

Los hombres pueden llevar manga corta, algo agradable cuando las temperaturas son altas, pero no pantalones cortos.

Las mujeres, como siempre, son las que peor parte se llevan, deben cubrir su cabello con un pañuelo aunque se les puede ver el flequillo; no pueden usar faldas que no lleguen a los tobillos y, si el pantalón es muy estrecho, deben ponerse una blusa o una chaqueta que les tape las nalgas. Tampoco pueden usar camisas de manga corta ni de tirantes (éstas tampoco los hombres).

Por otro lado, en la época del Ramadán puede que sea difícil comer durante el día. También es conveniente, saber cuándo y dónde se celebran algunas importantes celebraciones y peregrinaciones religiosas, que suelen implican grandes aglomeraciones.

Elegir bien la época del año.

En invierno nieva y hace frío, hay estaciones de esquí muy cerca de Teherán. En verano la influencia del desierto es muy grande con viento y mucho calor, hasta 40 o 45º. Por todo ello, quizá las épocas más interesantes para viajar a Irán son la primavera y el verano, o el invierno si le gustan los deportes de nieve.

El dinero.

Riales, la moneda iraní

Por un lado Irán es un destino aún desconocido por el turismo de masas, por otro lado es imposible usar nuestras tarjetas, ya que ninguna tarjeta de debito o crédito extranjero funciona en Irán. Es necesario llevar el dinero suficiente en euros o dólares y cambiarlo allí. Algunas agencias proponen una especie de tarjeta prepago iraní, en la que depositaremos un montante y que podremos usar durante nuestro viaje.

Por último, hablar de los precios bastante correctos, aunque no se trata de un destino barato (sobre todo la artesanía y los excelentes productos locales, de gran calidad y que tienen mucho trabajo), comer no es caro, los hoteles tienen un precio más bajo que los equivalentes de su categoría en Europa y los vuelos internos son bastante asequibles. Los precios son muchas veces son difíciles de descifrar (quizá es el momento de aprender los números en árabe) y que además se expresan de tres maneras diferentes. La primera, la más exacta en riales, la moneda oficial de Irán. Las segunda en “tomanes” una moneda de cuenta que no existe. Es como si le quitásemos un cero, o si hablásemos de decenas. La tercera en millares de riales. Un paquete de pistachos puede costar 100.000 riales, 10.000 tomanes o 100 (cien miles de riales)! El único problema es que no se indica en que unidad está. Una magnifica oportunidad para conversar con el vendedor.

La manera de comportarse: amabilidad ante todo.

Dada la omnipresente impronta de la religión y el aislamiento que los conflictos políticos han sometido a los iraníes, se podría pensar que se trata de gente cerrada y poco comunicativa. Bien, pues al parecer es todo lo contrario. La gente pide salir en las fotos con los extranjeros, les explican cosas, le ayudan a encontrar tiendas o lugares para comer, etc… Sí algo ha quedado en los viajeros que hemos conocido de su paso por Irán, eso ha sido la amabilidad de la gente. En inglés, siempre útil, muchas veces indispensable cuando salimos de nuestro país; en francés o español; o con la lengua de los gestos y la sonrisa, esa que vapulea las fronteras y borra las identidades excluyentes, de alguna manera podremos comunicarnos aprender y compartir con los iraníes.

Este artículo se basa en consejos de amigos e informaciones, también en nuestra experiencia para obtener el visado. Ahora, nos disponemos a vivir el país de primera mano para tener nuestra propia opinión y, seguro, contarla.

Gracias a la Agencia de viajes Irantravel al señor Yousefi y a la señora Andrea en especial. Y también a Mahan Air Spain, que nos ha invitado a volar en su primera conexión inaugural entre España e Irán, desde Barcelona hasta Teherán.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.