Albania

Berat, Patrimonio Unesco de Albania
Berat, Patrimonio Unesco de Albania

Albania es uno de esos rincones de la Vieja Europa que aún quedan por descubrir para el viajero que ya ha trotado por medio continente y busca lugares donde se conserve el encanto.

El turismo en Albania está creciendo gracias a una apuesta por la sostenibilidad, la naturaleza y la historia, y cuenta con lugares de excelsa belleza. Entre los atractivos aún desconocidos en Europa podemos hay que destacar su historia, cultura y patrimonio; la naturaleza aún muy desconocida; sus playas y litoral; la gastronomía y folklore, es decir un panorama muy rico y diverso, como en todos  los Balcanes.

Patrimonio e historia de Albania

En el viaje a Albania no hay que perderse la antigua ciudad de Butrint – con un restos arqueológicos que cubren desde el siglo VII a.C al XIX-, la Ciudad fortificada de Gjirokastra (donde nació el literato franco-albanés Ismaíl Kadaré) y el pueblo bizantino de Berat. Estos son los tres sitio que forman parte del Patrimonio Unesco de la Humanidad, aunque hay muchos otros interesantes. Como en todo el Mediterráneo la historia llega desde la prehistoria, los indoeuropeos, celtas, ilirios, griegos, romanos, bizantinos, turcos, venecianos, otomanos hasta la independencia del pais en 1912 tras la enésima guerra balcánica. Después las dos guerras mundiales, la ocupación italiana y alemana y la dictadura de Enver Hoxa que cerró al país durante décadas.

Mezquita de Shkondra. Albania.
Mezquita de Shkondra. Albania.

Hoy Albania recupera todo ese pasado y quiere dar una imagen nueva, más abierta y donde el progreso beneficie a la población. El turismo si se utiliza bien puede ayudar y Albania posee los atractivos necesarios.

Tirana, la capital es una urbe que se va haciendo hueco como destino turístico, mientras que la huella de las antiguas civilizaciones mediterráneas queda patente en yacimientos como el de la Polis griega de Durres y sus monumentos romanos; Phoinike núcleo principal del reino de Epiro; Apolonia, Antigonia, o Kruja cuya influencia otomana se palma en sus calles.

Naturaleza.

Los espacios naturales de Albania brindan actividades para el turismo, con trekking, rafting, alpinismo, espeleología, ornitología. Más de un tercio de la superficie del pais esta cubierta de bosques y espacios naturales. La flora y la fauna es muy rica (lince, oso, lobo, cabra montesa, rebeco), teniendo en cuenta su pequeño tamaño, y ha sido bastante preservada. Albania es un país montañoso y abrupto, con multiciplicidad de microclimas y espacios naturales de gran diversidad. La costa se recorta en bahías, calas y recovecos a un paso de las montañas. El clima es mediterráneo en la costa y se hace continental en el interior. Los montes llegan a los 2700 metros de altura, con relieves duros y a veces infranqueables aún poco conocidos por los senderistas y montañeros, lo que hace de Albania un paraíso para los amantes del trekking.

Los lagos son muy interesantes. Al norte el Skadar que Albania comparte con Montenegro, cerca de la capital montenegrina Podgorica. Al este se encuentra uno de los lagos más antiguos del planeta, el Ohrid -compartido con Macedonia- cuya flora y fauna cuenta con verdaderos fósiles vivientes, endemismos propios a una région mucho tiempo aislada, hoy protegida por la UNESCO.

Costa y playa.

Playa de Ksamili. La Riviera albanesa.
Playa de Ksamili. La Riviera albanesa.

No es muy conocido, pero las playas de Albania rivalizan con las de sus vecinas Croacia, Italia o Grecia. Abundan los espacios para el relax que todavía no son ni muy conocidos ni explotados La fusión de los mares Jónico y Adriático otorga a las playas un carácter especial.

La más popular en Albania es la playa de Durrës, que ya posee una cierta estructura hotelera. La Riviera albanesa es la región situada entre Vlora y Saranda, bonita y aún bastante preservada, con su costa escarpada y abrupta. La pequeña ciudad de Dhermi, merece la visita también.

Cultura, gastronomia, música, folklore.

La mezcla de gentes que caracteriza el mundo se cristaliza en los Balcanes de una manera especial. A veces, demasiadas, la maledicencia humana ha aprovechado estas diferencias para provocar mal. Hoy Albania empieza a aprovecharse de su variedad para atraer a los turistas y viajeros.

La gastronomía balcánica fusiona diversas influencias van a deslumbrarnos. Sabores centroeuropeos se unen a los mediterráneos, africanos y orientales en unos platos que nos sorprenderán.

El vino albanés es poco conocido pero se encuentra en pleno proceso de revalorización. Prueben tanto los blancos como los tintos, por ejemplo el Sheshi i Zi, el Kallmet o el Vlosh de Narta.

La música y el folklore.

Las manifestaciones están en todas partes, en las fiestas, en los acontecimientos sociales como las bodas, en los trajes típicos. Y todo con una profusión tan grande como la mezcla de colores e influencias (turcas, griegas, yugoslavas, centroeuropeas…) un crisol que en Albania se ha declinado de una forma parecida pero diferente a la de los otros países de la región.

Albania un destino especial.

Cultura, monumentos, playas y buena comida en un destino aún desconocido. ¿Se animan?
Cultura, monumentos, playas y buena comida en un destino aún desconocido. ¿Se animan?

Pronto contaremos con una web guía de viajes por Albania, con toda la información del país, pero si quiere ir de vacaciones le podemos ayudar con sugerencia y el apoyo de una agencia de viajes especialista en este destino de los Balcanes. Proponen viajes personalizados o packs como “Lo mejor de Albania”, un Tour de 8 días. Escríbannos y le ayudaremos a preparar el viaje.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje